¿Cuándo ir al dentista?

dolor dientes

Son muchas las personas que solo acuden al dentista cuando tienen un problema grave en la boca que les causa dolor o cualquier otro tipo de problema.

Tener el dolor como medida para ir al dentista es una postura equivocada ya que es mediante la prevención como realmente tendremos una buena salud bucodental.

La recomendación de cualquier buen dentista es que se realicen revisiones de forma periódica para detectar problemas antes de que se manifiesten de forma dolorosa.

Las visitas preventivas a tu dentista ayudarán a descubrir si existe alguna patología que aún no esté causando molestias como una caries latente o algún problema en las encías.

Del mismo modo si podrán realizar limpiezas bucales que eviten la aparición de futuros problemas ya que, aunque seamos meticulosos en nuestra higiene bucal diaria, los medios de los que se dispone en una clínica dental son más efectivos y la limpieza siempre es más exhaustiva.

Problemas bucales que causan dolor

Existen diferentes motivos por los que se manifiesta dolor en nuestra boca algunos de ellos son los siguientes:

  • Caries. La caries está producida por una bacteria que ataca a las piezas dentales hasta necrosarlo. La caries además de poder producir dolor también genera sensibilidad dental y mal aliento.
  • Sensibilidad dental. El desgaste del esmalte conlleva sensibilidad dental que se manifiesta cuando se ingieren productos o muy fríos o muy calientes.
  • Rotura de las piezas dentales. Un golpe puede provocar la rotura de un diente, dicha rotura, total o parcial, puede provocar un gran dolor y es el dentista el que podrá recetarte un medicamento para calmarlo y ofrecerte una solución adecuada para solucionar esa pieza dental dañada.
  • Bruxismo. En algunos de nuestros artículos ya os hemos informado de cómo afecta el bruxismo a la salud en general y a la dental en particular. Apretar los dientes de forma repetida e inconsciente puede provocar desgaste de las piezas dentales que derivará en dolor.
  • Muelas del juicio. El nacimiento y desarrollo de las muelas del juicio suele provocar dolor, encías inflamadas y fiebre en algunos casos. Si además se produce alguna infección puede ser muy doloroso.
  • Flemones. Cuando las bacterias llegan a la raíz de una pieza dental es posible que se acumule pus en la encía y genere una inflamación y dolor en la zona afectada.

No dudes en ir al dentista cuando…

Además de cuando sientas dolor, no dejes de ir al dentista cuando:

  • Sientas las encías enrojecidas. Unas encías sangrantes, inflamadas o enrojecidas pueden ser síntoma de una gingivitis que si no se trata derivará en periodontitis pudiendo perder las piezas dentales.
  • Mal aliento. En la mayoría de los casos, el mal aliento tiene su origen en enfermedades de las encías como la gingivitis o periodontitis.
  • Boca seca. Un exceso de sequedad bucal puede estar provocada por una infección en la boca y puede derivar en dificultades para masticar o tragar.

Por último, te diremos que tengas en cuenta que el dolor o la inflamación no son los únicos síntomas que deben conducirnos a la consulta del dentista. Hay muchas enfermedades bucales que no se manifiestan bajo esos síntomas y detectarlas a tiempo nos ayudará a tener realmente una buena salud bucodental.

Para cualquier duda sobre problemas dentales, el equipo de odontólogos de Clínica Dental Tornel, en Murcia, está a vuestra disposición. No dudéis en contactar con ellos.