Osteopatía

La osteopatía es la rama de la ciencia que trata las disfunciones de movilidad de los tejidos del cuerpo humano, que provocan trastornos y perturban el estado de salud y bienestar del organismo, mediante un tratamiento holístico, facilitando los mecanismos de autorregulación del cuerpo de forma que se persiga la autorregulación del mismo y se normalicen las funciones que se encuentren alteradas.

La osteopatía es una terapia que observa el cuerpo como una totalidad y no como segmentos anatómicos aislados. Por ejemplo, un problema de hombro, de origen no traumático, puede ser causado por una lesión a nivel de la columna cervical, causado por una irritación del plexo braquial originado en la columna cervical. Así pues, el osteópata no se centrará en los síntomas (hombro) si no que valorará el raquis cervical.

Para la osteopatía lo más importante es la anatomía, conocer el mecanismo y las leyes que rigen el movimiento del cuerpo. Comprendiendo la anatomía, podremos deducir las posibles lesiones e investigar hasta la causa primaria de la lesión.

Dependiendo de la forma que tenga una estructura, tendrá una función y no otra. Por lo que si una estructura se bloquea en una posición anormal, no podrá realizar su función correctamente. Deberemos recolocar la estructura en su posición natural para que esta pueda desarrollar su función.

Si no atajamos rápido el problema primario, puede suceder que el cuerpo compense con otra estructura, llegando así a un problema secundario. Será entonces cuando una zona diferente y normalmente a distancia del problema primario comenzará a doler. El cuerpo irá sucesivamente buscando compensaciones mientras pueda, llegado el punto en el que no pueda seguir compensando y haciendo que el dolor aflore.

El cuerpo, por naturaleza, tiene la capacidad de recuperación ante una lesión. Pero cuando una lesión se alarga en el tiempo, quizás sea porque hay un obstáculo que el cuerpo no puede superar por si mismo. Es aquí cuando la labor del osteópata se hace realmente importante. El terapeuta buscará las causas de la lesión para reconducir al organismo hacia la salud.

Para ello contamos con los 3 pilares de la osteopatía. La osteopatía estructural, que tiene como objetivo recuperar la movilidad de la estructura osea del cuerpo. La osteopatía craneal, para devolver la micromovilidad de los huesos del cráneo. Y la osteopatía visceral, que se encargará de la movilidad visceral y sus dolores irradiados.

ESFERAS DE TRATAMIENTO EN OSTEOPATÍA

          - Estructural, que se dirige especialmente a los trastornos de las estructuras óseas, musculares y articulares.

          - Visceral, que se interesa por los órganos como el hígado, el riñón, el estómago…

          - Craneal, que insiste en la noción de movilidad de los huesos del cráneo y se dirige al desarrollo del recién nacido, del niño, así como a los trastornos funcionales del adulto.

¿EN QUÉ TE PUEDE AYUDAR UN TRATAMIENTO OSTEOPÁTICO?

          - Problemas respiratorios como bronquitis, asma y tos.

          - Dolores digestivos de orígenes diversos, incluido colon irritable, estreñimiento y digestión difícil.

          - Percepciones de ruidos internos o de sonidos en el oído conocidos como acufenos.

          - Alteraciones en la visión como miopías, sequedad en los ojos, irritaciones y otras alteraciones.

          - Alteraciones del sueño vinculados con ronquidos, bruxismo y rechinido de dientes.

          - Lumbalgias, dorsalgias, latigazo cervical, hernias discales, desequilibrios posturales, esguinces de tobillos, patologías tendinosas y viscerales.

          - Trastornos ginecológicos y problemas del recién nacido.

osteopata murcia

CONFÍA EN TU OSTEÓPATA

¡¡NO SIGAS SUFRIENDO ALTERACIONES O DOLORES QUE TIENEN SOLUCIÓN!!